07 Ago

Las cremas faciales y las leches hidratantes, aunque su objetivo es ser nutritivas e hidratantes, se diferencian más que todo por sus ingredientes activos.

Las cremas nutritivas e hidratantes son aquellas que nutren las células de nuestra piel, alimentándolas a base de lípidos y agua, manteniendo nuestra piel más suave, tonificada, con elasticidad y con el brillo característico de la piel sana. Estas cremas no son para todos los perfiles de piel, así que deberás conocer cual es tu tipología para poder adquirir la que más te interese. Esto porque la mayoría de cremas “pesadas” tienen una parte más cargada de aceites y mantecas que de agua, es por eso que se recomiendas para pieles con problemas de resequedad, secas, escamaciones, etc.

A primera vista las cremas nutritivas e hidratantes pueden parecer iguales, pero cuidado porque deben ser aplicadas de forma correcta y conociendo las diferencias y funciones de cada una de ellas.

  • Cremas nutritivas: aportan a la piel lípidos, formaciones moleculares que sirven de reserva energética a la piel a las que llamamos comúnmente y de forma incorrecta “grasas”. Se suelen aplicar por la noche para intensificar sus efectos.
  • Cremas hidratantes: sirven para que la piel recupere su hidratación o agua. Se deben aplicar por la mañana, con la piel limpia y seca, para dar un aporte extra de humedad. Protegen de las agresiones externas diarias como: frío, viento, sol.

Sin embargo, no es una nota que se debe de seguir a la perfección, en la actualidad existen cremas hidratantes que se pueden aplicar en la mañana como en la noche, dependiendo también de otros productos para equilibrarlas.

Las cremas nutritivas e hidratantes son buenas para nuestra piel porque aportan los elementos necesarios para mantenerla suave, tonificada, con elasticidad y con el brillo característico de la piel sana. Sus beneficios son interminables de enumerar, pero entre otros podemos destacar como principales que:

  • Mantienen la piel más elástica, suave y luminosa
  • Limitan y suavizan las líneas de expresión o arrugas
  • Recuperan la hidratación y agua
  • Contrarrestan las agresiones externas (sol, viento, frío,..)

¿Qué pieles necesitan cremas nutritivas e hidratantes?

Cada tipo de piel tiene unas necesidades específicas de “alimentación” para conseguir el equilibrio que la haga lucir sana y con luminosidad. Las cremas nutritivas e hidratantes son buenas en general para la piel, pero cada tipo de piel necesita un tratamiento específico según sus características. Te explicamos cuáles son:

  • Piel grasa: para este tipo de pieles la crema hidratante es la más adecuada, le proporciona el agua necesaria para mantenerla hidratada de forma adecuada a diario sin un exceso de lípidos que aportaría brillos al rostro. El uso de la crema hidratante va a ser positivo siempre si tienes una piel normal también.
  • Piel seca: si aún usando una hidratante notas que tu piel está tirante o con sensación de sequedad, es que tienes una piel seca y te está pidiendo a gritos un aporte extra de lípidos. Las cremas nutritivas dan suavidad y confort a las pieles secas y son el tratamiento ideal para mantenerlas firmes y jóvenes.
  • Piel mixta: cuando encuentras síntomas de piel grasa en la llamada “zona T” (frente, nariz y barbilla) y en el resto de la cara tienes piel seca, eso es que tienes la piel mixta. Cada zona tiene unas necesidades diferentes. Intenta en este caso optar por una buena hidratante específica para pieles mixtas, proporcionan la fórmula hidratación-nutrición adecuada para cuidar ambas zonas sin sensación grasa o con brillos.

Ahora bien, las leches hidratantes faciales como la de Rebel Bonny, se encuentran formuladas en su mayor concentración por extractos, hidrolatos y glicerina que es un perfecto componente para retener agua y es genial para cualquier tipo de piel y que hace un genial complemento con el Tónico Concentrado de Rebel Bonny.

La Leche Hidratante Melocotón y Palmarosa de Rebel Bonny es un producto de alto rendimiento que no necesita mucho para poder esparcir en todo el rostro, es elegante, exquisito y refinado y lo mejor, que se adapta a todo tipos de pieles.

Las propiedades del agua de rosas son universales para cicatrizar, desinflamar, reafirmante, relajante, esto aunado con los beneficios del aceite de palmarosa y melocotón que promueven la hidratación y regulando la oleosidad de la piel, poseyendo propiedades refrescantes y altamente regeneradoras.

En lo personal, recomiendo las leches faciales si lo que buscas en tu piel es reequilibrarla a una normal y hacerla sentir que “respira”, me gustan mucho las leches faciales porque al estar en su formulación una mayor cantidad de agua esta es compatible sin ser sofocante en las pieles, su manejo en el rostro es mejor y funcionan muy bien en todo tipo de clima, claro está, que dependiendo así serán los activos a utilizar.

 

Deja un comentario